Revista del Centro de Investigación Flamenco Telethusa

Cádiz, junio 2009

© CIFT

Nº2, vol 2: pp 25-29

ISSN: 1989-1628

Artículo de Revisión

Clasificación de los giros en el Baile Flamenco

Mónica González Sánchez1

(1) Conservatorio Profesional de Danza de Cádiz, Maribel Gallardo.

Email: monismael@yahoo.it

Recibido: 2 Marzo 2009  Revisado: 15 Abril 2009  Aceptado: 5 Mayo 2009  Publicado online: 1 Junio 2009

Resumen  Los giros, a pesar de no ser un elemento técnico exclusivo del baile flamenco como lo es el zapateado, manifiestan una identidad propia en este baile. Las escasas y poco específicas referencias bibliográficas sobre los giros flamencos, han fundamentado la realización de este artículo. Aunque en todas las modalidades dancísticas exista el giro como elemento coreográfico, la realización del mismo va a variar en función de distintos factores como pueden ser el calzado propio de cada danza, la indumentaria o el carácter. En baile Flamenco los zapatos de baile justifican, en parte, esa diferencia. Hemos establecido cuatro categorías en función de los puntos de apoyos: giros con dos puntos de apoyos, giros con un punto de apoyo, giros con un punto de apoyo alterno y giros combinados.

Palabras Clave  Giro – Vuelta – Pirueta – Punto de apoyo – Baile flamenco


Abstract  Turns are not a unique technical element in flamenco dance meanwhile the zapateado (footwork) is although the first express its own identity in this dance. The few and non very specific references on flamenco turns have informed the implementation of this article. Although in all dance forms turns exist as a choreographic element, they change depending on various factors such as shoes for each dance, dresses or character. We have established four turn categories according to the support pointing: turning with two supports, turning with one support, turning with alternative supports, and combination turns.


Keywords  Turn – Tour – Pirouette – Point support – Flamenco dance

Introducción

A diferencia del ballet clásico el baile flamenco no está codificado ni existe ningún tratado o manual que regule los preceptos técnicos. En este artículo se pretende dar una estructura a los giros propios de este baile así como una descripción precisa de su ejecución, con la intención de normalizar y ampliar la documentación académica de los patrones motrices del flamenco. Además, es importante señalar que la reducida bibliografía que hay al respecto es incompleta y poco sistematizada. Por su dificultad técnica, pensamos que este artículo tendrá mucha utilidad en el ámbito de la enseñanza ya que el giro tiene una gran relevancia en el baile flamenco actual.

El giro, como elemento técnico y coreográfico obviamente no es exclusivo del baile flamenco, pero a diferencia de otras danzas (clásico, escuela bolera o floklore entre otros) se realiza con zapatos de tacón, lo que va a dar lugar a diferencias específicas que unidas a la propia estética flamenca hará que los giros adquieran un matiz exclusivo de este baile.

Antecedentes

El giro es el movimiento de rotación de un cuerpo alrededor de un eje. Partiendo de esta definición podemos afirmar que en el baile flamenco el giro ocupa un lugar importante no sólo como elemento que forma parte de una variación o coreografía, sino porque la estética flamenca ha contribuido a enriquecer este elemento en sí. Esta contribución al giro, no ha sido única y exclusiva del Baile Flamenco, sino que conjuntamente con la Escuela Bolera y la Danza Estilizada lo han dotado de una estética particular y este sello propio se percibe en todas las disciplinas que conforman la Danza Española, diferenciándola claramente de otras modalidades dancísticas.

La primera referencia bibliográfica al respecto pertenece a Vargas1, que establece tres tipos de giros en función del eje de rotación: vuelta normal, vuelta quebrada y vuelta de pecho. Además matiza la preparación al giro, considerando habitual que se recurra a un fuerte zapateado, movimientos impulsivos de brazos o caderas como recurso previo. También diferencia los giros según el sentido y el número de apoyos.

Pablo y Navarro2 realizan una breve descripción de una clasificación de 19 giros en el flamenco: vueltas, vueltas por detrás y por delante, vueltas de cambio, vueltas andadas, vueltas zapateadas, vueltas voladas, vueltas de tornillo, vuelta de tacón, giro con torsión, vuelta a ras de suelo, vuelta quebrada, vuelta de pecho, vuelta hecha y deshecha, piruetas, vueltas encadenadas, vuelta con destaque, vuelta fibraltada, vuelta de vals y salto con vuelta. A diferencia de estos autores, no consideraremos giros a aquellos cuyo eje estén fuera del bailaor, como ocurre en las vueltas andadas y zapateadas, ya que consiste en un simple desplazamiento circular por el espacio, no un movimiento de rotación sino de traslación. Además, estos desplazamientos no precisan de la misma complejidad técnica que tienen los giros.


Propuesta para la clasificación de los giros en el baile flamenco

Dado que el baile flamenco no está codificado ni existe unidad de criterio para nombrar pasos o conjunto de pasos, se ha optado por recurrir a la nomenclatura procedente de la danza clásica para referirse a direcciones, posiciones y giros. La gran diferencia con los giros de otras modalidades de danza es que en el caso que nos concierne están estrechamente relacionados con la estética flamenca, siendo esta la que le va a aportar un matiz propio y exclusivo.

La cabeza, juega un papel trascendental durante el giro. Es la última parte del cuerpo que se mueve pero es la primera que finaliza la vuelta, manifestando una dinámica más rápida que el resto del cuerpo. De la cabeza, lo primero que llega es la mirada, también ésta es la última que despega del “foco” o punto de mira. Por ejemplo en las vueltas andadas y zapateadas que hacen alusión Pablo y Navarro2 la cabeza no necesariamente tiene que ser lo último que se va y lo primero que llega, sino que puede acompañar al cuerpo durante la rotación.

Consideramos que al exponer los giros de forma aislada vamos a partir de una posición de pies definida donde el peso del cuerpo recaiga en ambas piernas. Aunque tenemos que considerar que generalmente cuando se baila flamenco la propia dinámica hace que los movimientos fluyan unos detrás de otros. A la hora de realizar una coreografía no se suelen hacer preparaciones de giro al estilo de la Danza clásica, es decir, el bailarín/a no se para a preparar el giro, aunque a veces se realiza un zapateado previo al giro que se podría considerar una preparación al mismo, ya que ayuda a tomar el impulso, pero sin romper la dinámica del baile.

Una primera aproximación a la clasificación de los giros podría estar basada en función de su amplitud. De esta forma podemos decir que los giros son completos cuando se realiza una rotación de 360 grados (360º). En el caso de que no se complete los 360º se denominarían giros incompletos, entonces hablaríamos de tres cuartos de giro (270º), medio giro (180º) o un cuarto de giro (90º). En el caso de que se realice más de un giro se clasificarían como un giro y un cuarto (450º), giro y medio (540º) y giro y tres cuartos (630º). Cuando son completos serían doble, triple giro y así sucesivamente. Con las piruetas ocurriría lo mismo encontrándonos doble o triple piruetas.

En flamenco debido a la utilización del zapato algunas posiciones técnicas de pies, que están definidas perfectamente en la danza clásica, van a ser ligeramente modificadas, principalmente se abrirán levemente las posiciones para facilitar la rotación de las piernas. Por ejemplo en la vuelta normal cuando el pie pasa por delante del base, al apoyarse lo hará más separado que si lo hiciéramos en zapatillas, ya que al subir al relevé y empezar la rotación del cuerpo debe existir espacio suficiente para que el tacón del zapato pueda pasar sin dañar el empeine. (Fig. 1)

Fig. 1 Ejemplo de separación de pies en la vuelta normal debido a los zapatos de baile flamenco

Giros sobre dos puntos de apoyo

El giro en estos gestos técnicos se realiza sobre ambos pies a la vez y son denominados genéricamente como vueltas. En función del eje de giro encontramos dos categorías diferentes: los realizados sobre el eje vertical y los ejecutados sobre un eje diagonal con inclinación lateral de tronco.



Giros en el eje longitudinal

En función por donde pase el pie que inicia el movimiento podrá ser vuelta hacia delante o hacia atrás. En el primer caso el pie se apoya por delante del pie inicial de apoyo, cruzando por el plano transversal. En la vuelta hacia atrás, el pie se coloca por detrás cruzando también el plano transversal.

  1. Vuelta normal: Esta vuelta puede ser por delante o por detrás. El pie que inicia el giro se coloca en el lado opuesto del pie de apoyo en media punta bien por delante (Fig. 2) o por detrás (Fig. 3,) quedando cruzadas las piernas. Posteriormente con ambos pies apoyados en el suelo se sube al relevé, elevando los talones quedando el apoyo sobre las zonas de los antepiés, es en ese momento cuando se procede a girar. Cuando la vuelta es por delante la posición de pies final se invierte, en cambio si es por detrás la posición inicial y final de pies se mantienen igual.



Fig. 2 Vuelta normal por delante




Fig. 3 Vuelta normal por detrás


  1. Vuelta sostenida: es una vuelta normal pero precedida de una preparación denominada piqué, donde la pierna libre de peso y partiendo de una preparación en fundú, realiza un desplazamiento previo con impulso. Este desplazamiento puede ser hacia delante, detrás o lateral (Fig. 4). Cuando la pierna que pica se apoya en el suelo, la otra se aproxima a ella sobrepasando el plano sagital, posándose por delante (vuelta sostenida por delante), o bien por detrás (vuelta sostenida por detrás). Una vez que el peso del cuerpo queda repartido entre ambas piernas se procede igual que con la vuelta normal.



Fig. 4 Vuelta sostenida


  1. Vuelta de Tacón: el giro se realiza sobre los tacones de ambos pies. Consiste en una vuelta normal por detrás pero en vez de colocar el pie en media planta, se coloca sobre el tacón manteniendo separado el antepié del suelo. A la vez que se separa el antepié del pie de apoyo, se traslada el peso al pie de detrás quedando apoyado sobre ambos tacones, momento en el que se efectúa el giro sobre los tacones (Fig. 5).



Fig. 5 Vuelta de tacón


  1. Vuelta desde 6ª posición partimos de 6ª posición de pies, es decir con los pies paralelos y juntos. La vuelta puede ser hacia dentro o hacia fuera, bien con el peso en los dos pies o bien con el peso en un solo pie y el otro ligeramente elevado, de manera que a simple vista parece que es con ambos pies. (Fig. 6)



Fig. 6 Vuelta desde 6ª posición


  1. Vuelta de Cadera: los pies parten desde la 6ª posición, ya sea abierta o cerrada, similar a una vuelta normal por detrás. Pero en este caso el giro es iniciado por un marcado impulso de caderas que se adelanta al tronco y a la cabeza (Fig. 7).



Fig. 7 Vuelta de cadera


Giros fuera del eje vertical

Estos giros proceden de la escuela bolera. Consiste en efectuar un giro sobre un eje forzado o quiebro, fruto de inclinar lateralmente el tronco, modificando diagonalmente el eje longitudinal respecto al plano sagital, de manera que el tren inferior gire sobre el eje vertical y el tronco sobre este eje longitudinal inclinado.

  1. Vuelta de Pecho: sigue la técnica de la vuelta normal por delante añadiéndole un quiebro de torso (Fig. 8).



Fig. 8 Vuelta de Pecho


  1. Vuelta Quebrada: igual que el anterior pero en este caso sigue la técnica de la vuelta normal por detrás con el quiebro de torso (Fig. 9).



Fig. 9 Vuelta quebrada


Giros sobre un punto de apoyo

En estos giros sobre un punto de apoyo la otra pierna queda en equilibrio. Se realizan sobre el eje vertical y pueden ser hacia fuera o hacia dentro, esto es, tomando como pierna de apoyo la derecha, en el giro hacia fuera el cuerpo (alineación hombros-caderas-rodillas) se dirigiría hacia el plano frontal delantero, esto es giraríamos hacia la izquierda y en el giro hacia adentro se dirigiría hacia el plano frontal trasero en este caso giraríamos hacia la derecha.

  1. Pirueta: según se coloque el pie de equilibrio podemos encontrarnos dos posibilidades:

    1. Piruetas con passé cerrado: durante todo el giro el peso está sobre la pierna de base o portante. La otra pierna se flexiona apoyando el lateral del pie a la altura de la rodilla (Fig. 10). A diferencia de la danza clásica, esta pierna se mantiene paralela al plano sagital manteniendo así la estética flamenca.



Fig. 10 Pirueta en passé cerrado


    1. Piruetas con coupé: el pie se apoya a la altura del tobillo. En este caso el coupé se puede hacer abierto (paralelo al plano frontal) (Fig. 11) o cerrado (paralelo al plano sagital) (Fig. 12).



Fig. 11 Pirueta en coupé abierto delante Fig. 12 Pirueta en coupé cerrado


  1. Piqué dedan: Partiendo de fondú como posición inicial, la pierna libre de peso inicia un desplazamiento lateral con la rodilla extendida, denominado piqué. Una vez que contacta con el suelo asume el peso del cuerpo mientras la otra pierna se coloca en passé abierto girando hacia dentro (Fig. 13).



Fig. 13 Giro en piqué dedan


  1. Giro en actitud: El giro se realiza sobre la pierna de base y la otra pierna se coloca en actitud en el plano frontal trasero, con la cadera en extensión y rotación externa, mientras la rodilla se mantiene flexionada aproximadamente en 90º. (Fig. 14). Por la figura que forma que adoptan la pierna y cadera este giro es muy usado cuando se baila con la bata de cola. Puede realizarse hacia fuera o hacia adentro.



Fig. 14 Giro en actitud


  1. Giro en arabesque: El giro se realiza sobre la pierna de base y la otra pierna se coloca en arabesque en el plano frontal trasero con una extensión de piernas y caderas (Fig. 15). Al igual que el giro en actitud se usa también en el baile con bata de cola y se puede ejecutar hacia fuera o hacia dentro.



Fig. 15 Giro en arabesque


  1. Giros en tendú: Mientras se gira sobre la pierna de apoyo, la pierna libre se coloca con la rodilla extendida con la cadera flexionada, tendú delante (Fig. 16) o tendú detrás con la cadera extendida (Fig. 17). Se puede girar hacia fuera (andehor) o hacia dentro (andedan).



Fig. 16 Giros en tendú delante Fig. 17 Giros en tendú detrás


  1. Giros en fondú: Son giros igual que en tendú pero en este caso la pierna portante o de base está ligeramente flexionada (Fig. 18). Se pueden hacer hacia dentro (andendan) o hacia fuera (andehor). Igualmente que en la descrición del tendú, el fondú puede ser delante o detrás.



Fig. 18 Giros en fondúe


Giros sobre un punto de apoyo alterno

En la danza clásica estos giros se denominan Deboulé. Consiste en una rotación de 180º sobre el eje vertical del pie de apoyo que ha sido precedida de una separación de piernas. Cuando finaliza se puede optar por finalizar el giro o por continuar, alternando sucesivamente el pie de base y efectuando sobre su eje vertical giros de 180º. Durante los giros se produce un desplazamiento por la superficie (Fig. 19).


Fig. 19 Giros en Deboulé

Giros combinados

El flamenco es un baile en continua evolución y al no estar codificado permite muchas posibilidades de giro, siempre y cuando estén sujetos a la estética del flamenco. En este apartado se podrían encasillar aquellos giros que son fruto de combinaciones de los gestos ya mencionados. Las posibilidades que permiten los giros combinados estarán en función de la preparación técnica del artista así como de las necesidades coreográficas de una pieza. Un ejemplo de giro combinado podría ser un giro en fondú detrás acabado con actitud delante (Fig. 20).


Fig. 20 Vuelta combinada de giro en fondú detrás acabado con actitud delante



Conclusiones

Este trabajo pretende ser el germen que ayude a la codificación de los giros en el baile flamenco ya que por primera vez en la literatura flamenca se describe de forma amplia y concisa las posibilidades básicas de giro. A pesar de que la descripción se ha centrado en el tren inferior, somos conscientes de que falta una reflexión mayor que abarque no solo las posibilidades del tren superior sino también los múltiples matices de pies, hombros y tronco que hacen casi infinitas las posibilidades de giro. Es por ello que la clasificación que proponemos no está cerrada, es simplemente un esquema de partida que esperamos completar en futuros estudios.


Referencias bibliográficas

1. Vargas, A. (2006). El baile flamenco: estudio descriptivo, biomecánico y condición física. Cádiz, Tesis doctoral, Universidad de Cádiz.

2. Pablo, E. y Navarro, J.L. (2007). Figuras, pasos y mudanzas. Claves para conocer el baile flamenco. Córdoba, Almuzara.