Revista del Centro de Investigación Flamenco Telethusa

Cádiz, junio 2009

© CIFT

Nº2, vol 2: pp

ISSN: 1989-1628

Artículo de Revisión

El estreno del Amor Brujo en la prensa gaditana de 1933

Eva Pérez Mesa1

  1. Centro de Investigación Flamenco Telethusa, Cádiz, España

Email: heva27@yahoo.es

Recibido: 14 marzo 2009  Revisado: 22 marzo 2009  Aceptado: 3 abril 2009  Publicado online: 1 junio 2009

Resumen El Amor Brujo del gaditano Manuel de Falla ha sido y sigue siendo una de las obras dancísticas más versionadas, pero fue en el Teatro Falla de Cádiz en 1933 y de manos de la Argentinita y su Compañía de Bailes Españoles, cuando se representó por primera vez de forma completa. Con este artículo se pretende recopilar lo que supuso el estreno en Cádiz, a través de la prensa de la época sobre dicho evento y la figura de la Argentinita.

Palabras Clave  El Amor Brujo – Manuel de Falla – La Argentinita – Cádiz – Estreno

Abstract El Amor Brujo of the composer Manuel de Falla was and remains one of the most dance versions. The complete premiere was in Falla Theatre from Cadiz in 1933 and held by Argentinita and her Spanish Dance Company. This article aims to collect information about the event and the figure of Argentinita through the press of the time.

Keywords El Amor Brujo – Manuel de Falla – La Argentinita – Cádiz – Premiere

Introducción

El Amor Brujo, se estrenaba el 15 de abril de 1915 en el Teatro Lara de Madrid. Manuel de Falla compuso la obra musical El Amor Brujo, sobre una argumento original de Gregorio Martínez Sierra1. Esta obra supondrá una nueva época para la historia del baile andaluz y flamenco, como señala Navarro2, que dará lugar al inicio de lo conocido como el ballet flamenco. La prensa gaditana de los días 8, 9, 10 y 11 de junio de 1933 se hizo eco de la importante función que tendría lugar en el Gran Teatro Falla de la ciudad en esas fechas. Nada menos que la representación del poema lírico bailable como definía la prensa de la época a la obra del famoso compositor gaditano Manuel de Falla.

Antecedentes y revisión

La versión dancística de El Amor Brujo ha sido y sigue siendo una de las obras más versionadas; pero la representación de Cádiz en 1933 presenta dos aspectos que la hacen diferente a las anteriores: en primer lugar, la categoría de la artista que la lleva escena, la reconocida bailaora Encarna López, la Argentinita, que como señala Navarro3, disponía de una forma de bailar y concebir el espectáculo diferente de las anteriores versiones, y su Compañía de Bailes Españoles; y en segundo lugar, el hecho de que sea la primera vez que se representa una versión completa de la obra de Falla; hasta ahora hemos visto diversas partes del mencionado poema músico bailable, pero hasta el presente no se ha puesto en escena completo4.


Fig. 1 Imagen del folleto original del estreno de El Amor Brujo en Cádiz (1933)


Críticas positivas y muy favorecedoras son las que se aprecian en la prensa de la época. Así El Diario de Cádiz en la edición de la mañana del día 11 de junio nos describía el baile interpretativo de la Argentinita5 tan valioso como la obra misma; era tal la plasticidad del conjunto que en cada instante ofrecía a la vista una armonía semejante a la de la propia música; y tan perfectamente lograda, que podría dudarse si era la bellísima polifonía orquestal la que se desarrollaba en formas, gestos y luces sobre el escenario o de estas formas, gestos y luces se desprendía el ambiente musical para completarse mutuamente en una forma integral de arte. Con esto queda dicho que el gesto exacto -siempre estilizado en el sentido del más puro andalucismo cañí- traducía en cada momento el pasaje sonoro, y la riqueza de ritmos manejados con tan sublime arte por Falla, se desplegaba en una insospechada y magnífica coreografía.

Pese a todo, Cádiz, suponía un público muy complejo, por lo entendido de sus gentes y la importancia del flamenco en esta zona de la baja Andalucía. Como se recoge en esta entrevista realizada a Rafael Ortega en la revista Nuevo Mundo en 1933, en la que el bailaor recoge sus miedos al fracaso de la representación de El Amor Brujo en Cádiz6: Yo tuve un zueño malo la noche ante der estreno. ¡Muy malísimo mi sueño, palabra! Por las calles blanquitas de “la taza de plata” me arrastraban gitanos furiosísimos. ¿qué cosa me dirían que daban compasión! A la cabeza de ellos iba Espeleta este gran cantaor que ahora está con nosotros... “Rafaé, malange, que en er mundo entero se pué bailá como se quiera, pero en Cadi no.” Eso, eso me desían, y yo ya estaba muerto”(...) “ se puede triunfar donde se quiera pero ir a Cádiz a mostrar el triunfo o a refrendarlo representa el mayor de los peligros. Ir a Cádiz así, con los aplausos frescos del Teatro de los Campos Elíseos de París, como fue Encarna..., se expone uno a que le digan: “¡Olé, viva Fransia, mi arma!” Pero no lo dijeron. Jalear constante, aplausos cerrados, entusiasmo... “¡Así, así se baila!”(...) “Yo creí que la primera noche de Cadi salíamo toos viejos der teatro. ¡Y fue un escándalo de ersito! De las calles de Cadi salí yo, Rafaé, hecho to un hombre. Vaya, Rafaé, me dije, pué estar contento. Este fue er finá de mi pasión y el principio de mi triunfo.

Triunfo del que se hacía también eco la prensa en los días posteriores a la representación. Así La Información7 en su página número 2 del 11 de junio, agradece a la artista (...) el haber sabido devolver a España - y a Andalucía especialmente - el sentido y tradición de su arte hondo, puro y auténtico de ese arte español que andaba como huérfano y desamparado por tabladillos escondidos como dolido en su orgullo, lleno de heridas injustas. En dicho periódico se presenta a la Argentinita como la bailaora que ha conseguido resucitar el baile flamenco La Argentinita ha restituido de un golpe con su fervor y su arte, magistralmente lo que pertenecía a España y sin embargo, en España iba apagándose como débil luz. (...) De esta manera personalísima, distinta en los procedimientos y en el concepto de cuantos intentos se han hecho con un afán análogo, La Argentinita ha conseguido obtener en Cádiz –precisamente por ser el público más difícil y entendido - un rotundo éxito con El Amor Brujo. (...) Nosotros sabemos ya de los éxitos de la Argentinita, especialmente en París, con el arte español. El arte español del Falla de El Amor Brujo nadie lo ha llevado allí en su verdadero sentido y nosotros la pedimos que lo lleve. Porque Cádiz, tan difícil de engañar, ha dado su fallo y su fallo ha sido aplaudir incansablemente y desgarrarse en vítores de júbilo toda la noche.

El Diario de Cádiz, en portada, de su edición de mañana del día 11 de junio5, también recoge el éxito de la representación en el Gran Teatro gaditano, El reconocimiento de Cádiz a la magnífica embajada artística anoche la primicia de una de las más bellas producciones de su preclaro hijo Manuel de Falla, tuvo adecuada expresión en la concurrencia numerosísima y entusiasta que presenció el festival artístico. El público gaditano acogió la sin par producción de Falla con la comprensión y la cordialidad propias de quien recibe algo que no es al fin sino un trasunto de su propio espíritu, manifestación estética y nutrida con savia de nuestra raza y asequible por milagro del genio a todos, por encima de la técnica, de gustos y de todo prejuicio. (...) El aplauso emocionado y delirante, ovación cerrada durante varios minutos, que coronó la maravillosa interpretación de El Amor Brujo deja bien patente la sensibilidad del público gaditano y sobre todo, el acierto de nuestro gran maestro que en esta partitura trazó un poema donde el alma de Andalucía encuentra ecos de imposible superación. La presentación en Cádiz de El Amor Brujo, supuso para la Argentinita la confirmación de su madurez artística llegando a alcanzar su más alto nivel como bailaora y coreógrafa3.

Aunque la representación de El Amor Brujo en Cádiz en un principio se concibió como un homenaje a su autor, Manuel de Falla, coincidió con la visita de buques de la Armada Francesa, por lo que se llevó a cabo una función de gala extraordinaria y como ,cabía de esperar ante un espectáculo de tal magnitud asistieron numerosas autoridades, como recoge la prensa local5: En el palco del Ayuntamiento estuvieron el almirante Dubois y sus ayudantes con los cuales se hallaban el alcalde don Manuel de la Pinta, Don Manuel Pérez Martín y otros regidores. Junto a ellos otras personalidades como Ugarte, Orgañón, el autor de las decoraciones Fontanals, el redactor del “Heraldo de Madrid” Pérez Ferrero y, sobre todo, la presencia del laureado poeta Federico García Lorca, admirador de Falla a quien conocía desde 1919 y con el que mantiene una amistad profunda y sincera, y amigo íntimo de la Argentinita y de su pareja, Ignacio Sánchez Mejía. De hecho, fueron el citado poeta junto a Edgar Neville e Ignacio Sánchez Mejía quienes la asesoraron en temas e ideas, emprendiendo así la formación de su compañía propia con nuevos ballets, que ella misma dirige coreográficamente, culminando esta renovación con la creación de su versión de El Amor Brujo8, con la que se presentó en Cádiz. La relación del poeta y la bailaora es más profunda que una simple colaboración. Encarna López, La Argentinita será considerada por muchos autores como la musa de la Generación de 279 y por otros, como componente de la llamada Generación del 27 del Baile, por su impronta al reformar el mundo de las artes escénicas al igual que otros hicieron con las letras y las artes plásticas10.

El periódico gaditano La Información del 10 de junio11 consiguió recoger en una entrevista la impresión de García Lorca acerca de la representación de El Amor Brujo, por parte de su comadre, La Argentinita: Concurren todas las circunstancias apetecibles para lograr que estas representaciones sean una cosa de excepción, un espectáculo de recuerdo inolvidable. Creo que va a ser la primera vez que esa joya musical que es “El Amor Brujo”, logre su expresión auténtica.

La Argentinita se rodea de grandes celebridades en el mundo del baile para su versión de El Amor Brujo. Junto a su hermana Pilar López, que hace su debut sobre las tablas del Gran Teatro gaditano, la acompañan esa noche Antonio de Triana, como Carmelo y tres viejas glorias del flamenco en los papeles de "gitanas viejas" representados por Juana Vargas La Macarrona, Magdalena Seda La Malena y Fernanda Antúnez; además del bailaor sevillano Rafael Ortega Monje, al que Lorca definía12 como un gitano de sangre real, al que nadie igualaba en el arte de mover las manos, en el papel de El Espectro. A todos ellos se refería García Lorca en la entrevista a La Información11, cuando señalaba: La Argentinita, que tiene suficientemente probada su calidad de bailarina magistral, se ha superado en esta obra, elevándose hasta el plano de la perfección absoluta. Ha asimilado todo el espíritu de la obra de Falla y ha acertado a darle su ritmo más exacto. Exactitud es la expresión que mejor define la labor de la Argentinita. Unidos al suyo, aparecen, además, una serie de nombres que constituyen, por sí solos, una garantía para el más exigente y que en esta ocasión, van a verse por primera vez adscritos a una empresa de alto vuelo. Lo que Pilar López y los demás grandes valores del baile que ha reunido La Argentinita (Malena, Macarrona, Almendro, Triana, etc.) han conseguido, no es fácil de expresar con palabras. Hay que verlos bailar y sentir en la carne y en el alma el hechizo de una labor que es constante creación maravillosa.


Fig. 2 Fotografía del estreno publicada5 en el Diario de Cádiz del 11 de junio de 1933


Conclusiones

El estreno de El Amor Brujo en 1933 supuso una gran noche para el baile y el cante y, sobre todo, para la ciudad de Cádiz que disfrutó con el alma de Falla puesta en su música, y los brazos de una bailaora, la musa del baile13, como la definían los Álvarez Quintero, que deslumbró con el ritmo del mundo en su baile.


Referencias bibliográficas

1.

Diario de Cádiz (1933). El Amor Brujo I. Diario de Cádiz. Edición de la mañana. Nº 30.160, pp 1, Viernes 9 de junio de 1933

2.

Navarro JL (2002). De Telethusa a la Macarrona. Bailes andaluces y flamencos. Sevilla, Portada

3.

Navarro JL (2003). El ballet flamenco. Sevilla, Portada

4.

La Información (1933). “El Amor Brujo” en el “Gran Teatro Falla”. La Información. Edición de la mañana. Nº 21.079, Jueves 8 Junio de 1933

5.

Diario de Cádiz (1933). El Amor Brujo III. Diario de Cádiz. Edición de la mañana. Nº 30.162, pp 1, Viernes 11 de junio de 1933

6.

Pérez M (1933). Mi triunfo han sido dos cosas: mi baile y Encarna la Argentinita. Revista Nuevo Mundo. Consultada el 10 de octubre de 2008, http://www.flamenco-world.com/artists/rafael_ortega/erafaelorteg24042007.htm

7.

Garrachón A (1933). Eo el Gran Teatro Falla. La Información. Nº 21.082, pp 3, Viernes 11 de junio de 1933

8.

Blas J, Ríos M (1990). Diccionario Enciclopédico Ilustrado Flamenco. (2 ed). Madrid, Cinterco

9.

Sedeño AM (2008). La generación del 27 y la música: el flamenco. Revista de Sinfonía Virutal, 7. Consultada el 25 de octubre de 2008, http://www.sinfoniavirtual.com/revista/007/generacion_27_y_musica_flamenco.php

10.

Esflamenco.com: Argentinita. Consultada el 1 de octubre de 2008, http://www.esflamenco.com/bio/es10460.html

11.

Garrachón A (1933). Frente a un gran poeta. La Información. Nº 21.081, pp 5, Jueves 10 de junio de 1933.

12.

García Lorca F (1980). Obras Completas. Volumen I. Madrid, Aguilar

13.

Repiso F. La Argentinita, “pluma en el aire, voz penetrante” y “musa del baile”. Consultada el 20 de octubre de 2008, http://www.cosasdeandalucia.com/web/index.php?option=com_content&task=view&id=290&Itemid=48